Cine el boom del 3D y un año millonario

 
Sábado 17 de diciembre de 2011 | Publicado en edición impresa
 
 
Con más de 41 millones de espectadores, y cerca del récord de 2004, la industria se apoyó en los tanques y generó una recaudación cercana a 1000 millones de pesos
Por Paula Gingins  | LA NACION


Cuando se acerca fin de año es una costumbre instituida en nuestra cultura hacer balances. Tal vez por esta necesidad de los sistemas de medir casi todo y reflexionar sobre cómo nos ha ido en los últimos doce meses, para encarar, así, los próximos doce. La industria cinematográfica no se escapa de esa necesidad. Sobre todo porque es gigante, y mueve millones... hablando de dinero así como de espectadores. Este año, en la Argentina, el cine convocó a más de 41 millones de personas y recaudó más de 900 millones de pesos. En la pantalla grande pasa de todo: las críticas, por caso, resultan formidables y la película no convocó cantidades masivas de público porque los productores no contaron con el dinero necesario para su distribución y pudo verse en poquitas salas, pero quienes sacaron la entrada la vieron, la disfrutaron y la recomiendan con fervor. ¿Es eso un éxito o un fracaso? Desde luego, siempre dependerá del punto de vista.
Pensemos en cifras. Si lo miramos desde el punto de vista de la cantidad de espectadores, este año no fue récord, pero se acerca bastante. Y todavía no termina. Hasta el 15 de diciembre, la cantidad de espectadores que acudió a las salas de cine de todo el país alcanzó los 41.421.388. Eso puede traducirse en una recaudación bruta de 946.848.007,52 pesos, con una entrada promedio de 22,85. Aunque, está bien, reconozcámoslo: el récord se lo llevó 2004, con casi 43 millones de espectadores (42.891.649, para mayor precisión), que generaron una recaudación bruta de 265.803.067,13 pesos, a partir de una entrada promedio de 6,20.
Esa diferencia en la recaudación -es decir, en lo que va de 2011 es más alta, a pesar de que hubo menos público y ninguna película argentina superó el millón de espectadores-, la explicó a La Nacion Luciano Taffetani, coordinador ejecutivo de Ultracine -la empresa que aportó los guarismos generales ( www.ultracine.com.ar )-, quien señaló que se demuestra por las variaciones en los montos promedio de las entradas. A esto debe añadirse la recaudación de las salas 3D, que contó este año con 10.655.209 de espectadores, cifra que significó 313.123.325.81 de pesos, con un ticket promedio de 29,39. "Hay que tener en cuenta que no todas las salas 3D contemplan promociones o descuentos y, aunque el monto de las entradas es más alto, el público igual concurrió a las que se proyectaron en ese formato", analizó Taffetani, y comentó que el uso de cupones con promociones o tarjetas con descuentos, en el caso de las entradas generales, es sostenido. Taffetani también reconoce una tendencia al incremento de la cantidad de espectadores en América latina, puesto que, analizó, "hubo una mejora en las condiciones de distribución".
 
Pero vamos por partes. ¿Cuáles fueron las cinco películas que más público convocaron? El ranking lo encabeza Cars 2 , que estuvo 14 semanas en cartelera, con 2.051.211 espectadores y generó una recaudación bruta de 50.908.920,55. La sigue de cerca Piratas del Caribe: navegando aguas misteriosas , 1.929.457 espectadores, en 14 semanas. En tercer lugar, se encuentra Harry Potter y las reliquias de la muerte (parte 2) , que se mantuvo durante 13 semanas y la vieron 1.823.869 espectadores. Río se posiciona en cuarto lugar: estuvo en cartelera 20 semanas, con 1.649.198 espectadores. Finalmente, a Kung Fu Panda 2 , con 19 semanas en cartelera, la vieron 1.604.438 personas.
Hasta aquí, el ranking general. En el caso de las películas argentinas, la que más se acercó al millón de espectadores fue Un cuento chino , que se posicionó en el puesto 11 del ranking general pero fue la más vista de las producciones nacionales y estuvo 25 semanas en cartel: la vieron 905.851personas y sumó 18.166.749,50 de recaudación. Bastante lejos quedó de la ganadora del Oscar El secreto de sus ojos , por ejemplo, film al que llegaron a ver cerca de 2 millones y medio de personas.
En la lista de este año, sigue Viudas , con 13 semanas en cartelera y 390.120 espectadores. En este top five local, Mi primera boda quedó tercera, con 13 semanas en cartelera y 299.601 espectadores. Luego aparece Revolución. El cruce de los Andes , con 19 semanas y 278.781espectadores. Finalmente, Los Marziano se mantuvo 12 semanas, con 219.735 espectadores.
CINE NACIONAL
1. Un cuento chino: 905.851
2. Viudas: 390.120
3. Mi primera boda: 299.601
4. Revolución. El cruce de los Andes: 278.781
5. Los Marziano: 219.735
6. Don Gato y su pandilla: 113.394
7. Hermanitos del fin del mundo: 86.515
8. Sudor frío: 80.516
9. Un amor: 61.696
10. Medianeras: 60.352
RANKING GENERAL
1. Cars 2: 2.051.211
2. Piratas del Caribe: navegando...: 1.929.457
3. Harry Potter y las reliquias...: 1.823.869
4. Río: 1.649.198
5. Kung Fu Panda 2: 1.604.438
6. Transformers: el lado oscuro...: 1.275.827
7. Enredados: 1.622.412
8. Los pitufos: 1.320.781
9. Rápidos y furiosos sin control: 1.239.708
10. La saga crepúsculo: Amanecer (P. II): 881.425.

Realidades, augurios y deudas
Por Marcelo Stiletano | LA NACION

 Para cuando culmine 2011, el mercado cinematográfico local habrá alcanzado su mejor marca desde 2004 con casi 43 millones de entradas vendidas, según la proyección del sitio especializado otroscines.com . Se trata de una cifra sólo superada en 2004 (un año extraordinario en buena medida por el atípico éxito de La pasión de Cristo ) y que supera en algo más del 10 por ciento los números de 2010.
 
¿Cómo explicar y entender esta novedad? En principio, por la atracción irresistible de los tanques que atraen al público (con el gancho adicional de la proyección en tres dimensiones), con la continuidad de historias y personajes de éxito probado. Hollywood lo entendió (por cada cinco producciones de los grandes estudios, una corresponde a secuelas o remakes) y el resto lo hacen los espectadores, volcándose en masa sobre todo en la semana del estreno hacia estas novedades, convenientemente escalonadas en el calendario para evitar superposiciones, a tal punto de acaparar, sobre todo en el período clave de las vacaciones de invierno, casi todas las bocas de exhibición. Un número que no se mueve desde hace años (hay no más de 1000 pantallas en todo el país) y muestra a las claras la ausencia de un circuito alternativo e imprescindible para el cine de arte.
La tendencia no se alteró ni siquiera cuando el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales impuso un impuesto a las copias, con la intención de evitar desmesuras. De hecho, la película dominante en la cartelera actual es Gato con botas , que se exhibe en 233 pantallas, superó ya el medio millón de espectadores y liderará la taquilla de aquí a fin de año, como augura otro sitio especializado como cinesargentinos.com.ar.
 
Allí se indica también que el crecimiento de salas en el interior y las promesas de digitalización (Liliana Mazure, titular del Incaa, dijo a La Nacion que se financiará la compra de 150 proyectores) hablan de un 2012 con perspectivas similares a las de este año. Promesas de buenos títulos sobran.