Ernesto Padrón.Estoy muy contento con los resultados de la animación

 
Por Ailyn Martín Pastrana
Descripción: http://www.cinelatinoamericano.org/assets/images/Ernesto_Padron2.jpg
El tan esperado filme Meñique, realizado enteramente en 3D por especialistas de los Estudios de Animación del ICAIC, estará listo en abril de 2014, según dio a conocer a Cubacine su guionista y director, Ernesto Padrón. El largometraje está basado en un cuento escrito por José Martí y publicado en la revista La Edad de Oro. Este material se suma a las adaptaciones literarias que han potenciado los Estudios. Durante los últimos años se han estrenado en los cines: Abdala, el regreso de los señores de Xibalbá, de Adrián López Morín; y La muñeca negra, de Nelson Serrano.
 
La idea de hacer un largometraje a partir de este cuento pertenece al veterano realizador Tulio Raggi, autor de El negrito cimarrón (1975), El primer paso de papá (1977), y Las orejas de Canela (1985); dibujos animados que actualmente están considerados como “clásicos” por varias generaciones de cubanos. Aunque la intención de producir esta historia data de los años 70, no fue hasta 2007 que Padrón retomó el proyecto e hizo una versión libre del texto martiano. 
 
“La historia original no me daba para un largometraje, porque la dramaturgia es muy simple: a Meñique todo le sale bien. Me decidí por una versión libre, donde el protagonista pasara por situaciones dramáticas más fuertes”. 
 
Entre los nuevos personajes figuran una polvera mágica, una bruja y un edecán del rey. Otro atractivo será la princesa del cuento, que a diferencia de su referente literario, en el largometraje será una variante femenina de Robin Hood, o defensora de los pobres.
 
Meñique es una película para todas las edades. Hemos tenido experiencias con niños de primaria y de secundaria, a los cuales les proyectamos la tira leica –bocetos animados– de la película, y resultó muy bien. La historia los cautivó”, comentó Padrón en exclusiva a Cubacine. 
 
En estos encuentros con niños, el realizador hizo sondeos de opinión sobre puntos importantes de la historia, como la estatura del protagonista. “En el cuento original Meñique cabe en la bota del padre. Hicimos bocetos del personaje a la altura de la rodilla, por la cintura, y el hombro de la princesa. Los llevamos a las escuelas, y el que triunfó, por suerte, fue el último. Incluso, las niñas pedían que cuando terminara la historia, Meñique creciera, pero un niño me dijo que no, porque lo lindo era que triunfaba, sin importar su tamaño. Yo estaba a punto de aumentarle la estatura, pero gracias a ese criterio decidí no hacerlo”, rememora el director.  
 
La película ha recorrido un camino largo ya que inicialmente fue proyectada en 2D, pero luego de ver las ventajas de la realización en 3D cambió el rumbo. 
 
“Esta es la primera película cubana que se lleva al celuloide a partir de una secuencia digital; habitualmente se traslada de video a cine. Conseguí un laboratorio en Canadá que nos hinchara un minuto de película, y lo proyectamos en el Chaplin. El resultado fue que el 3D opacaba al 2D. Incluso, le enseñamos a Silvio Rodríguez las imágenes, y nos preguntó por qué no hacíamos toda la película en 3D. Le dijimos que era una locura, que muy pocos dominaban esta tecnología”.   
 
El riesgo tecnológico que supuso enfrentar la producción de un largometraje 3D en Cuba fue mucho, teniendo en cuenta que no existía una sólida base tecnológica y un equipo de realización con conocimientos suficientes como para llevarla a cabo.
 
“No había muchos animadores 3D, ni muchos que supieran hacer el sistema de huesos o setup. Fuimos buscando poco a poco los especialistas, hasta completar la plantilla”. 
 
Además de producto fílmico, Meñique ha significado una escuela para todos los implicados en el proyecto. Hasta el momento, el equipo de realización ha recibido 16 cursos de especialidades como setup, texturas y materiales, iluminación, actuación, entre otras. 
 
En una visita a los Estudios de Animación del ICAIC, Cubacine pudo comprobar que el staff del largometraje es muy joven: la mayoría son graduados de escuelas de arte, de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), del Instituto Superior de Diseño (ISDi), o autodidactas. 
 
Como en toda primera vez, el joven equipo cometió errores, “porque no hay un manual sobre cómo hacer una película en 3D”, dice Padrón, quien agrega que “en estos momentos vamos por la versión 16 de Meñique, porque en la medida que vamos interactuando con el personaje al animarlo, nos damos cuenta de los errores que hemos cometido o de mejoras que se le pueden hacer. En algunas ocasiones el problema se soluciona rápido, pero en otras hay que volver atrás para arreglar el problema”. 
 
Meñique es una coproducción entre los Estudios de Animación del ICAIC y la empresa gallega Ficción Producciones. En dicha unión, la entidad cubana se encarga de toda la realización de la película mientras que el grupo español asumió el pago de la licencia del programa Lightwave –imprescindible para terminar la película y poder comercializarla–, así como la composición, la iluminación de algunas secuencias de la cinta, algunos efectos especiales y los sets de luces de las locaciones. 
Al referirse al alto costo de las licencias de programas necesarios para realizar animaciones, Padrón valoró que “por eso es tan importante el software libre, porque las licencias cambian de precio de un año para otro, y te pueden malograr un proyecto”.
 
En este momento, el equipo de realización tiene listo un tráiler de la película, y ya  han llegado a la isla las primeras composiciones –fragmentos de la cinta a los cuales solo les faltan los efectos especiales– realizadas en España. Además, se culmina la fase final de la producción: la iluminación; en la que intervienen, junto a los iluminadores del equipo inicial, un grupo de jóvenes especialistas de Puerto Padre, Las Tunas.
 
“La animación de Meñique, que era una de mis preocupaciones, ha quedado muy por encima de las expectativas; creo que es una de las mejores que se han hecho, en la historia de los Estudios de Animación del ICAIC, por el nivel de actuación”, alega el realizador. 
 
En la fase de posproducción intervendrán el editor José Pepito Lemuel; así como Edesio Alejandro, quien tendrá a su cargo la banda sonora; mientras que el músico español Manuel Riveiro orquestará los temas inéditos que Silvio Rodríguez compuso para la cinta. 
 
Al ser interrogado sobre las características de la música, y la banda sonora en sentido general, Padrón comentó: “A mí me gusta el sonido realista, porque crea un contraste con la imagen; solamente en el fragmento del bosque encantado habrá unos sonido raros, para dar la atmósfera del lugar. Artísticamente hablando, la película es un medioevo tropical, hay muchas alegorías a la literatura, al cine: lo mismo aparece un güije, un dragón, un volcán, el Valle de Viñales (Pinar del Río). Tiene muchas alegorías a Cuba, a la Habana Vieja, a Latinoamérica. El cuento empieza diciendo: “En un país muy extraño…”, lo cual me dio pie a esa mezcla. Queremos lograr en la música la misma mezcla: sonidos cubanos, medievales…” 
 
Sobre el proceso de doblaje, importantísimo para otorgar el empaque final a cualquier cinta, Cubacine tuvo detalles sobre el casting al que se sometieron los actores, y los que finalmente quedaron en el staff. 
 
“Buscábamos, sobre todo, a los protagónicos, porque estábamos bastante seguros de las voces de los personajes secundarios. Ya tenemos grabadas todas las voces del filme; solo faltan las adicionales, que se hacen al final. Son las voces del pueblo, un bombochie, y algunos pequeños personajes”.  
 
Los jóvenes actores Yory Gómez y Lieter Ledesma dieron sus voces a la princesa y a Meñique, respectivamente; mientras que los cantantes Anabel López y Joel Espinosa interpretaron los temas de los protagónicos. Además, interviene en la cinta la reconocida cantante Miriam Ramos, quien interpreta a la señora Arroyo, nuevo personaje incluido por Padrón en esta versión libre. 
 
Otros artistas que trabajan en Meñique son Manuel Marín, reconocido actor de animados cubanos que interpretó a varios personajes en la película, como el gigante, el hacha, el capitán de la guardia, y Pablo, uno de los hermanos de Meñique; Vladimir Delgado, quien dio vida al avaricioso rey; Corina Mestre interviene como la malvada bruja; Enrique Molina, como Pedro, el otro hermano del protagonista; Carlos Ruiz de la Tejera hace las veces de edecán del soberano; y Osvaldo Doimeadiós da su voz a la polvera mágica.
 
(Fuente: Cubacine.cu)
Descripción: http://www.cinelatinoamericano.org/images/spacer.gif