Cronistas Barriales.Universidad nacional de Qulmes

 
 
 
Laura Rosso presenta la experiencia de Cronistas Barriales, proyecto televisivo de extensión universitaria de la Universidad Nacional de Quilmes, del que participan jóvenes de escuelas secundarias.
 
Por Laura Rosso *
 
Las miradas de Juan, Federico y Cristian reflejan un horizonte. Minutos antes de empezar a filmar, los tres se encargan de los preparativos: hacen foco con la cámara, prueban el sonido del micrófono y revisan las preguntas para la entrevista. Sumergidos en el rol de cronistas barriales ocupan sus lugares. Se definen como periodistas y con esa misma certeza trazan un horizonte donde es posible conquistar el futuro. Sus miradas –delante y detrás de cámara– representan el punto de vista desde el cual muestran su barrio, la propia perspectiva que da cuenta de una identidad que se construye. Tienen quince años y cursan tercer año de la ESB Nº 36, del barrio San Sebastián 1. Con cada emisión de este noticiero interbarrial transmiten esa pasión que encontraron en la comunicación. Una pasión que ya los constituye y que es capaz de atravesar cualquier muro.
 
Cronistas Barriales es un proyecto de extensión universitaria que forma parte del Programa Comunicación, Participación y Ciudadanía de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), en articulación con la Jefatura Distrital de Educación y la Secretaría de Desarrollo Social de Quilmes. Tiene cuatro años de vida y siete emisiones realizadas por el Area de Producción Audiovisual de la Universidad. Las producciones de Cronistas Barriales se pueden visualizar a través de UNQ TV.
 
Para desarrollar este proyecto –que dirige Daniel González–, chicos y chicas de distintas escuelas de Quilmes, Bernal y una escuela de Educación Especial de Berisso reciben acompañamiento en el proceso de capacitación donde se les ofrecen herramientas audiovisuales para la producción de noticias televisivas. Pasaron más de treinta alumnos y alumnas de diferentes establecimientos educativos (EP 15, EP 48, Media 6, EES 13) que recuperaron experiencias de su entorno a partir de sus propias miradas, discutieron temas y los convirtieron en noticias.
 
Investigar y reflexionar los posiciona en otro sitio, aquél a partir del cual se saben sujetos activos, pensantes y creativos. Federico cuenta que cuando lo llamaron para participar del proyecto se emocionó. “A todos los temas les pongo las mismas ganas”, dice. “Cuando entrevistamos al rapero Logan Mc busqué en Internet quién era. Cronistas Barriales me sumó conocimiento, me cambió la vida.” También prepararon un informe sobre los indios quilmes y conversaron con Nicolás Vinaya, de la Dirección Operativa de Pueblos Originarios. Esa fue una producción especial para el proyecto Jóvenes y Memoria, con el que viajaron a Chapadmalal en el año 2013. Por primera vez participó de ese proyecto una escuela con chicos con discapacidad (la 502 de Berisso) y se trabajaron temáticas como violencia de género y un documental sobre la obra del padre Carlos Cajade, que lleva el nombre de su escuela y los identifica. Este último también estuvo en Chapadmalal y fue programado para iniciar el ciclo de proyecciones por ser la primera escuela de educación especial del encuentro que lleva más de veinte años.
 
También, los cronistas quilmeños conversaron con chicas y chicos de la Orquesta Infanto Juvenil La Sonora de IAPI y recuperaron la historia del arroyo Las Piedras, sobre inundaciones, enfermedades y reclamos ambientales. Por ese trabajo fueron seleccionados entre los diez finalistas del concurso de cine ambiental Semillero Green Film Fest 2014.
 
Ignacio Del Pizzo es graduado de la Licenciatura en Comunicación Social y becario de Extensión y Docencia de la UNQ. Dice: “Apostamos a separar la agenda mediática hegemónica de los medios masivos y, si tratamos esos temas, es bajo historias particulares que puedan ejemplificar recorridos. Hacemos una deconstrucción de las noticias. Los chicos son los periodistas y son ellos quienes entrevistan e investigan. Pueden denunciar la inseguridad, la violencia social o hablar de la basura, pero lo hacen a través de sus propias experiencias, desde sus ópticas”.
 
¿Qué les aporta Cronistas Barriales? “Emoción y conocimientos”, dicen Juan y Federico a dúo. Se sienten parte de un proyecto, entrevistan a sus propios vecinos y caminan, cámara en mano, las calles del barrio, donde transcurre su cotidianidad. Cronistas Barriales se propone como un programa que busca generar una conciencia crítica sobre el papel que las noticias juegan en la sociedad. Y hace eje en las miradas de chicos y chicas en torno de temas que los convocan, que los enuncia como parte activa del barrio, que los representa e identifica. Cronistas Barriales es también un camino para fomentar y robustecer la escolaridad secundaria, con vistas a que continúen sus estudios en la universidad.
 
* Licenciada en Artes Combinadas y periodista.
Fuente: © 2000-2015 www.pagina12.com.ar| Miércoles, 13 de mayo de 2015