La tanda de los programas infantiles no es saludable


El 85 por ciento de los alimentos publicitados en las tandas de programas televisivos infantiles tienen un bajo valor nutritivo, según una investigación de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina. El monitoreo visualizó 21.085 publicidades de los cinco canales de televisión abierta y de los tres canales infantiles de cable con mayor audiencia, desde noviembre y diciembre del 2013 hasta enero del 2014, desde las 7:00 hasta las 22:00 horas. La tele no solo hace quedar quieto a chicos y chicas (y fomenta el sedentarismo) sino que los invoca a comer a toda hora, ya que lo que más se publicita son juguetes (que representan un veinte por ciento de los spots) y apenas unos caramelos por atrás los alimentos acaparan el 17 por ciento de la pantalla.


El problema para la salud de la infancia es que el mercado va en contra de la salud. Por un lado la publicidad los insta a comer alimentos industriales hiper calóricos: el 85,3 por ciento de los productos comerciales tienen bajo valor nutricional y grandes cantidades de sodio, snacks salados, gaseosas y/o postrecitos con sobredosis de azúcares. Aunque, después del corte, la pantalla hace apología de una delgadez extrema en los y las modelos infantiles lo que genera un combo de frustración casi insalvable. O se come lo que se ve o no se come para ser como se ven las que se ven.


El marketing incita a un consumo no saludable a través de personajes animados y famosos (en el 40 por ciento de las publicidades) o a las promociones (en el 30 por ciento de las tentaciones para hacer berrinche en el carrito del supermercado). La infancia como motor de consumo creció en punta como factor de presión de compra frente a sus madres y padres. Y es difícil resistir la tentación de lo que se ve en pantalla: niños y niñas están expuestos/as, en promedio, a 61 publicidades de alimentos de bajo valor nutritivo por semana.
Página 12. Viernes 11 de Setiembre 2015